lunes, 15 de julio de 2019

- Petroglifo del Dragón y la Piedra de Laín, Cercedilla Mágica.




Track de la ruta.
Sendas del Valle de Fuenfría.
Lo bueno que tiene Cercedilla, es la gran y variada red de caminos y sendas, para practicar senderismo y BTT. La ruta que llevé a cabo, la realicé en la modalidad Trail running. El tiempo, en la ficha, está adaptada para realizarla caminando. Da comienzo, en las proximidades de la estación de Camorritos, donde se puede dejar el vehículo, en las plazas habilitadas en el lateral de la calzada. Cruzo la carretera, hacia el camino conocido como La Vereda de las Encinillas, que es el tramo del GR-10 que lleva al cordel del Puerto de la Fuenfría. El mismo hay que abandonarlo, y coger una pequeña senda a la derecha, entre los pinares, paralela a la carretera y vía del tren, que van al apeadero de 7 Picos.
Inmediaciones del Apeadero de Camorritos.
Comienzo de la ruta, Vereda de las Encinillas.
Por senda hacia el río Pradillo.
La senda se introduce, ascendiendo el Valle de los siete Picos, paralela al Río Pradillo. La senda, tiene tramos muy cargados de vegetación, y su último tramo, se introduce con más pendiente y de trazado bastante abrupto, entre las rocas. Termina en la cercana Fuente de los Acebos, en el ramal de la Senda Herreros. La Senda Herreros junto a la Schmid, es de lo mejorcito para recorrer la serranía de siete Picos. Cogiendo la Senda Herreros, muy bien marcada, tomo la dirección hacia la Pradera de Navarrulaque. La senda me lleva a una divisoria de caminos y sendas, antes hago una parada en las conocidas piedras de Laín. (Pedro Laín Entralgo, amigo del poeta Luis Rosales, fue historiador y ensayista, y se puede contemplar unos versos grabados en la roca. Seguidamente, en un mirador natural del valle, en una enorme roca, se encuentra el petroglifo del Dragón, honor que lleva la Senda Herreros, al recorrer el anillo del Dragón. La ruta circular que rodea los Siete Picos entre la Senda Herreros y la Schmid).
Una pequeña fuente.
Senda ascendente al río Pradillo.
Parte alta de la senda, paralela a la carretera y vía del Tren.
Ascenso al río.
Cascada del río Pradillo.
Rio Pradillo.
El mismo hay que cruzarlo, y proseguir por senda hacia la Fuente de los Acebos.
Ascenso por el Valle de Siete Picos.
Interior del Valle de los Siete Picos.
Ultima parte del ascenso, hacia la Fuente y el ramal de la Senda Herreros.
Vistas hacia Siete Picos.
Piedras de Laín, Senda Herreros.
Petroglifo del Dragón.

Mirador hacia el Valle.
Senda Herreros, hacia la Pradera de Navarrulaque.
Senda Herreros.
Banco de la Senda Herreros.
Cruce de Caminos.
En el cruce, está La Vereda de las Encinillas, La Senda de los Alevines, que en dirección Norte lleva a la pradera de Majalasna y al primero de los siete Picos, la Senda Victory y la carretera de la Republica. Tomo el camino de la Carretera de la República, hacia los miradores de V.Aleixandre y de Luis Rosales. Según me aproximo, me acerco al conocido Reloj Solar de Cela y llegar al Mirador de V. Aleixandre, conocidos como los miradores de los poetas. A pies del mirador hay uno de sus poemas: “Sobre está cima solitaria os miro… campos que nunca volveréis por mis ojos… Piedra de sol inmensa, eterno mundo … y el ruiseñor tan débil que en su borde lo hechiza”.

Y gran mirador del Valle y de los Siete Picos.
Reloj de Cela.
Carretera de la República.
Mirador de V. Aleixandre.
Panorámica desde el Mirador.
Vistas desde el Mirador, hacia el de Rosales.
Poema de V. Aleixandre.
Prosigo por la Carretera de la república y me desvío por la Vereda de los Encuentros, dejando a un lado la fuente del Pocito. Sigo descendiendo, hacia la Vereda de Enmedio, hacia las Dehesas de Cercedilla y al Herrén de Cebrián, en dirección a Camorritos. Cruzo la carretera en Camorritos, para ascender por camino hacia el apeadero de Camorritos. 
Vereda de los Encuentros.
Desvío hacia la Fuente del Pocito.
Vereda de Enmedio.
Llegando a Camorritos.
Cruzando la carretera y la vía, en Camorritos.
Ascenso al Apeadero de Camorritos.
Un paraje natural de Pinares Albares, de Acebos, Tejos y Abedules, de gran y variada flora, para perderse por sus valles.

martes, 25 de junio de 2019

- Los secretos de Peguerinos

Track del recorrido.
Me he acercado al pueblo de Peguerinos, para realizar un recorrido, que me ha parecido una curiosidad, muy interesante en descubrir.

He unido un par de rutas, para abarcar unos grabados en roca, que seguro os van a sorprender. Sin embargo, adentrarse por el medio natural, por donde se desarrollan las rutas, se torna más complejo, ya que transcurre buena parte de la misma por estrechas sendas y tramos campo a través, por donde hay que progresar con más cuidado, entre los bloques de granito. Desde Peguerinos, se sigue por estrecha carretera, paralela al embalse de la Aceña, en dirección al camping del Valle de Enmedio y al Albergue Forestal Casa de la Cueva. La ruta puede empezarse desde cualquiera de los sitios. Yo tomo el desvío hacia el Albergue, y dejo el vehículo en una explanada, al lado de la carretera, antes de llegar al Albergue, pero también puede dar comienzo desde el Albergue. Este desvío previo, me permite acercarme primero, al entorno de la Mariposa Isabelina, donde hay un monumento en su honor, pues es allí, donde se encontró. Una de las joyas más valiosas de Guadarrama, cuando se descubrió en el siglo XIX, por el catedrático Mariano de la Paz Graells, director del museo de ciencias naturales y del jardín botánico de Madrid. El medio natural, por donde se localiza es impresionante, los pinares llanos, una importante masa boscosa, de gran valor ecológico, lugar donde el Lobo Ibérico merodea, en busca de alguna presa. Prosigo por senda, la cual a veces se pierde la traza y otras, tienes que ir por trochas, campo a través, hacia las Canteras de Navalacuerda. Las mismas, son más accesibles, por la senda que viene del Albergue. Unas canteras, donde se dio forma a la roca, para la construcción de un canal de agua, que abasteciera al Monasterio del Escorial, hace varios siglos. Un proyecto olvidado con el tiempo… tomo la senda paralela al arroyo de Navalacuerda, hacia el Albergue, por un hermoso tramo cargado de gran belleza botánica. Un tramo de Helechos, de gran variedad de líquenes, de Orquídeas, Narcisos, Siempreviva, Campanillas…
Carretera que lleva al Albergue de la Casa de las Cuevas, cercanías del Vado de los Burros.
Adentrándome a los Pinares Llanos.
Una inmensa masa forestal de Pinares Albares.
En dirección a las Canteras de Navalacuerda.
Por una pequeña trocha...
Canteras de Navalacuerda.
Por el sendero del Arroyo de Navalacuerda..
Cargada de gran belleza botánica.
Llegando al Albergue, a la derecha el ascenso a la Cresta de la Cueva.
Llegado al Albergue, donde un grupo de niños se divierten por sus alrededores, asciendo hacia su pedriza granítica, que dibuja formas en sus rocas, hacia la Cresta de la Cueva, por una senda señalizada hacia el Refugio de la Naranjera. Bordeando el mismo, se puede disfrutar, de una buena panorámica, de las mejores seguramente, del Valle de los Caídos. Desciendo hacia la Portera del Cura, para coger el camino de las Navacuelas. Una pista ancha, que te acerca al Campamento de Peñas Blancas. Se deja atrás el campamento, y otro camino, hacia el campo, que bordea el campamento, es mi siguiente destino. El mismo lo abandono enseguida para buscar una pequeña senda, paralela al arroyo del Collado Hornillo. Empiezo mi búsqueda, de la figura pétrea de la Cara de Peguerinos, la misma no esta indicada. Y hay que cruzar el arroyo, para seguir un camino que pasa al lado de la Cara de Peguerinos. Una talla, misteriosa y que te sorprende encontrar, perdida en el bosque. De origen desconocido, aunque se especula, que se hiciese, en tiempos de la Guerra Civil. Más adelante, vuelvo a cruzar el arroyo, por una pequeña senda, hacia el Camping del Valle de Enmedio. Durante la ruta, es necesario tanto el mapa, y un GPS para orientarse correctamente, entre la variedad de caminos, sendas y navegación sin traza, que lleva este recorrido.
Por pequeña senda, hacia la Cresta.
La senda está marcada, hacia la dirección del refugio de la Naranjera.
Por el entorno granítico, hay otra cantera más.
Zona del refugio de la Naranjera, bordeando el mismo, se llega a un mirador natural, del Valle de Cuelgamuros y del Valle de los Caídos.
Campamento de Peñas Blancas.
Por la pista, hay un desvío entre el vallado, que bordea el campamento.
Y tomar una pequeña senda paralela al arroyo.
Una senda, a la orilla contraria del arroyo, lleva a la conocida Cara de Peguerinos.
Cara de Peguerinos.
De nuevo, por la senda del arroyo del Collado Hornillo.
Entre su masa forestal...
Te encuentras figuras, moldeadas al viento, el Pato.
Llegando al Camping.
Por camino primero...
Ascenso sin traza, en dirección al circo granítico del Valle de Enmedio.
Una mirada por los alrededores.
Una pequeña trocha me sale al paso, con improvisadas rocas, a modo de hitos, me acercan al paso
Le he llamado el paso de la Esfinge...
La misma, a modo de vigía, vigila el paso...
Comienza el juego....
Peñas Blancas...
Desde el Camping, hay una ruta habitual por camino, si se quiere ascender a la cima de Cueva Valiente. Una cima, que ascendí tiempo atrás desde la vertiente contraria enlazando con la cima del Cabezo Lijar. Sigo Norte, por el camino, y abandonar el mismo sin traza, por una pendiente bastante pronunciada. Un circo pétreo de abundante granito, y grandes paredes, donde me acerco a un paso entre sus paredes verticales, donde las rocas parecen vigilantes, a cuál esfinge para atravesar su estrecho. Al poco de cruzar el paso, me introduzco por un laberinto granito, para avanzar, entre zonas desplomadas, puentes improvisados de roca y seguir ascendiendo, en busca de los misterios ocultos de sus rocas. Donde observar las paredes de las Peñas Blancas, lugar donde el diablo escondió su calderín de doblones de oro. Hay un descenso un poco complicado, entre las rocas de granito, para tomar una pequeña senda, que permite descubrir, sus escondidos secretos. Llego a los petroglifos del Ojo que todo lo Ve, y cercano al mismo el del Trébol de 4 hojas, igual de misteriosos, como su origen.
Una mirada atrás de mi destrepe….
Y tomar otra pequeña senda, que se adentra, por las entrañas de las rocas...
Otro ascenso...
Otras trepadas....
Para llegar y descubrir lugares de Poder, el Petroglifo del Ojo que todo lo ve...
Y el del Trébol de 4 hojas....
Para hacerla circular, desciendo hacia la cañada del Hornillo, donde hay una carretera que lleva al Camping del Valle de Enmedio. El cual dejo atrás, para proseguir al Vado de los Burros, origen de mi ruta.
Atrás dejo los petroglifos, y desciendo monte a través hacia la cañada del Hornillo.
Entre bosque cerrado, y cortados de roca, por los que hay que transitar con cuidado.
Y desembocar, en la cercana cañada.
La misma termina en la carretera, que lleva al Camping, por la cual me he encontrado una serie de coches clásicos...Otro misterio más...
Una ruta, cuya dificultad, está en su orientación y la progresión, entre los roquedos de granito que te encuentras, pero muy divertida.