lunes, 4 de diciembre de 2017

- Sierra de San Vicente, ruta de las Castañas.



Track de la ruta.

Rutas por la Sierra de San Vicente.



Una buena ruta, que invita al relax cuando te sumerges y recorres sus bosques de castaños sería mi resumen final, de una gran jornada recorriendo la Sierra de San Vicente.
Una serranía aislada, entre las cadenas montañosas del sistema central y los Montes de Toledo.
Y la ruta da comienzo en el pueblo de El Real de San Vicente, un enclave estratégico en tiempos muy lejanos. Una comarca dominada por los Celtas y posteriormente por los romanos, de echo,  numerosas fueron las incursiones romanas donde los Celtas ofrecieron una feroz resistencia, y en cuya sierra Viriato les combatió por sus montañas (El GR-63 es una ruta que discurre por su sierra conocida como la Senda Viriato).
Nuestra ruta va abarcar una buena parte de la Serranía de San Vicente, introduciéndonos por sus bosques de Castaños, recorrer el Monte de Venus (Denominado así por los romanos),los restos de la Ermita y Castillo de San Vicente de origen templario, sus extensos robles y alcanzar las tres cimas, más destacables de la Sierra de San Vicente.
No hay una indicación, que de origen a la ruta, fijándose en el mapa o usando el GPS, a la entrada del pueblo hay que empezar por una pista cementada hacia el Colladillo, en dirección al arroyo de las Cañadillas. Hay un peñón característico y bien visible, que orienta la ruta (Peña de Sta. Catalina), hacia donde el camino se dirige.
Dejando atrás el pueblo, ascendiendo por pista cementada hacia el Colladillo.
Una mirada atrás, hacia El Real de San Vicente.
Bosque de Castaños, bajo el cerro Cituero.
El mismo, prosigue sin acercarse a la Peña, para introducirse en un Hermoso bosque de Castaños, bajo el cerro Cituero. Rico en colores otoñales y cargados de Castañas. El camino está lleno de castañas, y nos entretenemos cogiendo unas cuantas, llenando nuestros bolsillos.
El Castaño tiene su origen en Asia menor y en el Cáucaso, y fueron introducidos en Europa por los griegos y romanos.
De clima templado, se asienta bien en laderas abrigadas y frescas y durante los meses de Septiembre a Noviembre, va transformando su principal fruto, la Castaña.
Ruta de las Castañas.
Ruta de las Castañas.
Ruta de las Castañas.
Ruta de las Castañas.
Ruta de las Castañas.
Ruta de las Castañas.
Nuestro camino muy otoñal, nos lleva al alto del Puerto de San Vicente, enlazando con la carretera comarcal.
Dejando atrás el bosque, el camino nos acerca hacia el Puerto de San Vicente.
Llegando al Alto del Puerto.
Desde este punto, una senda muy marcada nos conduce hacia el Cerro de San Vicente y al Castillo Templario, en el Monte de Venus.
Una amplia panorámica domina el lugar desde su cima, al Norte la Sierra de Gredos al sur los Montes de Toledo, así como los numerosos pueblos por donde la mirada se pierde, destacando Castillo de Bayuela, Hinojosa de San Vicente, etc…
Bajo sus pies las ruinas de un castillo templario de los siglos XI al XII.
Alto del Puerto de San Vicente.
Hacia el Monte de Venus.
Al fondo la cima del Cerro San Vicente.
Carlos, llegando al cerro.
Cima del Cerro San Vicente.
Restos Ermita-Castillo de origen templario.
Por el Castillo.
Vistas hacia los Montes de Toledo y la comarca de Talavera de la Reina.
Vistas desde una de las Torres.
Restos del Castillo.
Retrocedemos de nuevo al Puerto de San Vicente, y cruzando la carretera nos adentramos por un camino bien visible, que da comienzo en una portezuela de finca por la cual nos metimos.
Dicho camino nos lleva a nuestra siguiente cima, el Cerro Pelados destacando una enorme antena repetidora.
Desde la misma, se observa el complejo analógico-digital del grupo de antenas del Valle del Tiétar, donde está la cima del cerro Cruces.
Dejando atrás el Puerto, ascendemos por los Montes Pelados hacia su cerro.
Una gran antena, domina el Cerro.
Segunda cima, Cerro Pelados.
Nuestro siguiente objetivo, dejamos atrás el cerro Pelados bordeando por una senda  la antena hacia un cruce de caminos, en la Fuente del Contador. Una gran pista asciende al cerro, entre el extenso robledal.
Llegados al complejo, el hito cimero esta vallado y nos quedamos un rato por sus inmediaciones.
Atrás dejamos el cerro Cruces y retornamos al Real de San Vicente, por una ruta alternativa y de manera circular.

Cruce de caminos, en la cercana Fuente del Contador.
Una buena pista, asciende al complejo de antenas del Valle del Tiétar, Cerro Cruces.
Grupo de Antenas de Castilla la Mancha del Valle del Tiétar.
Tercera cima, el Cerro Cruces.
Por amplio camino hacia el Manantial de las Perdices, posteriormente a la Fuente del Espino y siguiendo al Saucejo, donde el camino se estrecha, formando una senda que desciende, hacia los Cantos del Diablo. Un tramo más abrupto del terreno, donde quedan restos de las competiciones de Trial. Estamos en la parte alta del pueblo, y el último tramo lo bajamos por la carretera que nos lleva al mismo.
Unas vistas desde el Cerro Cruces, hacia el Sistema Central.
Retornado hacia el Real de San Vicente.
Otro bosque extenso de Castaños, cercanos al Saucejo.
El camino borrado por el paisaje otoñal.
El camino termina en una abrupta y estrecha senda, que desciende más bruscamente hacia los Cantos del Diablo
Restos de los descensos de Trial.
Llegados al Pueblo, nos quedamos un rato por una curiosa fuente y la historia que la misma conlleva.
 Una jornada larga y muy aprovechable, sin duda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario