sábado, 22 de abril de 2017

- Cascadas de Faro

Track de la ruta.
Comienzo de la ruta, en Redipuertas.



Panel informativo de la ruta.
Ahora por tierras leonesas, me he llevado a unos sobrinos conmigo para realizar una ruta por el Valle del Curueño.
Las Cascadas de Faro, también conocida como las 8 cascadas de Valdelugueros.
Hace un par de meses, que se ha acondicionado y balizado el recorrido para mostrar a sus visitantes, una hermosa ruta por el entorno del valle, donde su arroyo, el Faro afluente del Curueño, muestra todo su esplendor en esta época primaveral con el deshielo de las cumbres de faro y la del Huevo. Cimas que ascendí, tiempo atrás.
Comenzamos nuestra andadura desde el pueblo, donde un poste nos indica la dirección a tomar, en la vertiente contraria al Curueño, paralelos al arroyo Faro.
Enseguida llegamos a la primera de las cascadas “El Saltón”, un buen salto bien cargado de agua, donde un cartel nos muestra su formación geológica, así como su fauna y flora.
A orillas del Saltón, tenemos el Corral del Concejo, donde antiguamente como se hacía en muchos pueblos, los vecinos se reunían para discutir los asuntos del pueblo. También cumplía la función de guardar el ganado extraviado.

Dejando atrás Redipuertas, llegamos al Salton.
El Salton.
Proseguimos nuestro ascenso dejando a un lado el puente que cruza hacia la parroquia de Redipuertas. El camino es bastante ancho, y transcurre entre la extensa vegetación de arbustos de alta montaña, brezales, piornales y arandaneras forman parte del paisaje.

Hacia la parroquia de Redipuertas.
Arroyo de Faro.
La ribera del arroyo, se ve acompañada de chopos, sauces, fresnos, olmos y abedules. El camino va cogiendo más desnivel, con algunas buenas cuestas. Un poste nos indica las vistas hacia los Saltos de las Baubas, alejados de la ruta.
Con mis sobrinos por la pista.
El camino prosigue paralelo al arroyo.
Los Saltos de las Baubas.
A 1,5 km se llega a la Mayaduela, donde nos desviamos para tomar el sendero que nos desciende al borde del arroyo. Un tramo interesante, con varios saltos y cascadas, muy cargados de agua. La ruta continua ascendiendo por sendero paralelos al arroyo, hasta retornar al camino principal, dejándonos a los pies del arroyo Cándano. El cual remontamos paralelos al mismo, dejando la pista principal atrás para contemplar la cascada más espectacular de la ruta, la de Cándano.
Desvio, hacia las Cascadas de La Mayaduela.
Los saltos de la Mayaduela.
Arroyo Faro.
Los saltos de la Mayaduela.
Cascadas de la Mayaduela.
Remontando el sendero hacia la pista principal.
Desvío hacia la Cascada más grande, la de Cándano.
La llegada a la misma está indicada en el camino, y mi valoración de una ruta que es fácil pasa a ser media, si se quiere contemplar a la reina de las 8 cascadas. El terreno es muy abrupto y escarpado, hay que ir sorteando las raíces y los piornales que nos salen al paso, con trazas de senda que resbalan, y puedan desplazarte al arroyo. Un tramo más técnico, donde estuve enseñando a mis sobrinos a manejarse en este tipo de terreno. Y llegamos a la cascada, una buena recompensa, para contemplarla bien cargada de agua. 
Pequeños saltos del arroyo Cándano.
Llegando a la Cascada de Cándano.
Cascada de Cándano.
Retornamos al camino principal, para continuar y proseguimos hacia los prados superiores de la Majá de Tala.
Hacia la Rubayona, queda la última cascada finalizando la ruta y retornando por la pista hacia Redipuertas.
Los saltos de la Fuente.
Prados superiores de la Majá.
Una buena ruta, desconocida pero ahora acondicionada y el boca a boca, está comenzando a destacar en la geografía leonesa. Ya solo el acercamiento por carretera a Redipuertas, hará las delicias de sus visitantes y apasionados de la montaña y de la naturaleza, por la orografía vertical de sus paredes de caliza, como las Hoces de Valdeteja, las Cascada de Nocedo, Valdorria… y mucho más por descubrir, que os animo a conocer, os gustará.

2 comentarios:

  1. Vaya rincones que nos estás enseñando, Richi. Los saltos de agua siempre son atractivos. Está bien que se señalice ese recorrido, para aprovechar el auge que está teniendo la montaña, y que las personas se inicien con seguridad.
    Me alegro de que tus sobrinos te sigan. Se pasa bien transmitiendo esos valores.
    Un abrazo, y salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los que quedan, Fran. Hay tantos y tantos lugares, por conocer...
      Y desde luego, que me parecen adecuadas que se balice el entorno y los senderos, por seguridad y evitar tambien crear otros caminos que estropeen el entorno.Uff.. no tengo muy claro que me sigan, me conformo que les guste y aprendan que la naturaleza hay que cuidarla.
      Un abrazo.

      Eliminar