lunes, 23 de noviembre de 2015

- Pontón de la Oliva-Presa de la Parra-Las Carcavas.

Datos de la ruta.
Track de la ruta.
Escala MIDE.



Algunas veces, no hace falta desplazarse lejos de casa, cuando siempre hay rincones muy curiosos y sorprendentes a la vez, por descubrir.
La siguiente ruta, transcurre por la Comunidad de Madrid y por la serranía NorOeste de Guadalajara.
La misma, permite adentrarse por unos parajes, que el río Lozoya ha ido formando con el paso de los siglos. Rica en flora de ribera, por un amplio barranco, cuyas aguas abastecen a la capital y sus municipios.
La primera parte del recorrido, es una ruta cómoda por sendero y camino, por el GR-88.Desde
la más antigua presa de Madrid, el Pontón de la Oliva, hasta la Presa de la Parra, en dirección a la mayor presa de la comunidad, el Atazar.
Presa del Pontón de la Oliva.
Para llegar a nuestro punto de partida, hay que dirigirse por la N-I y desviarse a Torrelaguna, dejando la misma atrás, se llega al pueblo de Patones, y cercano al mismo el desvío al Pontón de la Oliva. Hay habilitado un aparcamiento, en las cercanías. Es una zona muy concurrida, para disfrutar de sus paisajes y de la escalada. Los muros cercanos a la presa, atraen a numerosos escaladores al lugar.
Hay dos rutas habituales, que permiten recorrer y mostrar la belleza del lugar. La normal y más corta, una ruta circular que recorre una parte del río Lozoya y ascender a las Cárcavas de escasos 14 Km.Nosotros hicimos la larga de 23 km, hasta la Presa de la Parra, desviarnos y llegar a ALpedrete de la Sierra y desde ahí a las Cárcavas para descender al Pontón de la Oliva.
Haciendo un poco de historia, allá por el siglo XIX, durante el reinado de Isabel II, y bajo las órdenes del ministro de obras públicas, Juan Bravo Murillo (En Madrid hay una conocida calle que lleva su nombre), se hicieron prospecciones en las cuencas de los ríos, donde el río Lozoya destacaba por sus aguas cristalinas y de gran pureza. Una gran obra faraónica empezaría a labrarse, con la construcción del canal de Isabel II y su primera presa el Pontón de la Oliva (en el año 1.857).Con ello los habitantes de la capital dejarían de depender de las más de 50 fuentes y aguadores, que por aquellos tiempos había.
Pero la presa cayo en desuso muy pronto, mal ubicada y con numerosas filtraciones, cayó pronto en el olvido y sustituida, por el embalse del Villar, que fue en 1.882 siendo la presa más moderna de Europa en su época. El Pontón de la Oliva, fue construida por presidiarios de las guerras Carlistas, en compensación de la reducción de sus penas.
Y es aquí, donde nace la historia del agua de Madrid. La ruta comienza en un lateral de la presa, por una pasarela voladiza, enclavada en la roca. La misma por sendero, el GR-88 se adentra en la ribera del río Lozoya. Su diversidad en flora, abarca desde especies de Sauces, Fresnos, Álamos, Arces, Saúcos, rosales silvestres, etc...
Por la pasarela de la presa.
 
Pasarela del Pontón de la Oliva.
Es una ruta agradable de recorrer, bajo La Otoñal estación paralela al río y en varios tramos al canal de Isabel II.Una parada en el camino, invita a descubrir una pequeña represa, la de Navarejos, para encauzar el agua hacia el canal.
Nuestro caminar, serpentea el recorrido del Lozoya, y llegados a la Presa de la Parra realizamos un alto en el camino.
 
La ruta transcurre primero por senda.
 
La misma se acerca a la ribera del río Lozoya.
 
Hay numerosas grutas, por donde transcurre el canal de agua.
 
Por el camino, permite descubrir una gran variedad de bosques de ribera.
 
Pasaremos al lado de varias colmenas.
 
La presa de Navarejos.
Cruzando la presa, se deja la misma atrás, para ir por camino y pista forestal, hacia Alpedrete de la Sierra. Un pequeño puente nos cruza el arroyo Robledillo, y un pronunciado ascenso nos deja en un cruce de caminos. Descendemos por pista forestal, llegando a un antiguo caserío  en desuso, en las cercanías del arroyo de Reduvia.El camino nos lleva directos a Alpedrete de la Sierra, a donde nos acercamos para contemplar, el casco antiguo y las grutas de un antiguo pasado vinícola.
 
Presa de la Parra.
 
Alpedrete de la Sierra.
 
Las grutas donde se guardaban las Tinajas de vino.
Por detrás de las mismas enlazamos con un camino, hacia el canal del Alto Jarama. La ruta prosigue al barranco del Gato, y de ahí a nuestro siguiente objetivo, Las Cárcavas.
Un desierto? un valle de la muerte? muchos nombres para un solo lugar. Las precipitaciones, el viento, su formación geológica arenosa, han esculpido verticales agujas, crestas, barrancos.que hacen de este lugar, un paisaje que sobrecoge.
En las Cárcavas.
 
Grandes Agujas arenosas, forman un paisaje de otro mundo.
 
Un HDR, de las Cárcavas.
El camino bordea las mismas, entre jaras descendemos hacia el GR-10, destacando los Olivares y llegando a la otra vertiente de la Presa del Pontón de la Oliva. Desde la misma, se divisan las Cárcavas, escasos 2 km.
Descendiendo hacia la presa del pontón de la Oliva.
Una ruta que recorre la Historia del agua de Madrid, por unos valles interesantes y con rincones mágicos por descubrir.





No hay comentarios:

Publicar un comentario