lunes, 3 de abril de 2017

- Ruta de las Cascadas de Navalafuente


Track de la ruta.




Aprovechando el deshielo de las cumbres superiores y del comienzo primaveral, con sus ricos colores, el verdor de sus campos, el resurgir de su flora donde el Sol comienza a brillar alargándose los días. Nos hemos acercado a contemplar las Cascadas de Navalafuente y llevar a cabo una ruta circular, entretenida con parajes disfrutones, con esa fuerza que la naturaleza transmite cargada de energía, que rejuvenece nuestra alma.
Una buena ruta de nuestra sierra madrileña, y la misma se puede llevar a cabo desde los pueblos de Valdemanco o Navalafuente. Nosotros comenzaremos nuestra andadura desde una zona recreativa a la salida de Navalafuente, paralelo al arroyo de la Cargüera.
Un tramo asfaltado primero, al lado de varias urbanizaciones, en dirección Norte por el camino de Cabanillas. Llegados a un cruce, tomamos una senda paralela al arroyo y ya por la misma un cartel nos indica la senda a seguir hacia las Cascadas, con varios saltos bien cargados de agua.
Comenzamos...
Primer desvío, tomamos el sendero de la izq para contemplar las Cascadas.
Arroyo de la Cargüera.
El tramo esta indicado.
El sendero por la zona barrancosa, es más estrecho y abrupto, hay tramos con hitos.
La primera cascada.
Saltos superiores.
Seguimos ascendiendo hacia la Cascada del Cancho.
Cascada del Cancho.
 La senda, un poco más abrupta al estar en el encajonamiento del barranco del Cancho, prosigue con un poco más de desnivel entre los arbustos de tipo mediterráneo, de Jaras, Romeros y Tomillares. Dejando atrás el repecho, se obtiene una buena panorámica del pueblo de Navalafuente, y nuestro caminar por la estrecha senda nos lleva en dirección al pueblo de Bustarviejo. Hay varias canteras de granito, algunas de las más grandes de la comunidad, y llegados a la depuradora de Bustarviejo la bordeamos para proseguir por via pecuaria, por el camino de Guadalix en dirección a Valdemanco.
El camino se adentra en los Navazales, y nos lleva directos hacia Valdemanco. La ruta normal, desciende a pie de la vía férrea y retorna Sur por el antiguo camino entre Valdemanco y Navalafuente, una ruta circular de 15 km.
Una mirada hacia atrás, con una buena panorámica de Navalafuente con el Cerro San Pedro.
Seguimos paralelos al arroyo.
Atrás hemos dejado la depuradora de Bustarviejo, y seguimos por camino con algún tramo empedrado.
El camino de Guadalix, nos acerca a las inmediaciones de Valdemanco.
Huertas de Valdemanco.
Nosotros hemos aprovechado el día, y como la vía férrea está abandonada, seguimos por las vías para adentrarnos en el Túnel de Valdemanco que atraviesa el cordal de la Cabrera de 2,5 km de longitud, donde es necesario el frontal o linterna por su interior.
Seguimos hasta el puente del Helechar, donde retornaremos nuevamente por el Túnel. Si se quiere alargar la jornada, se puede proseguir por camino Norte, en la zona del Helechar por camino y senda hacia la cañada real segoviana, y retornar por la misma hacia el Puerto de Medio Celemin y llegar a Valdemanco.

Valdemanco.
Vía férrea de Valdemanco.
Túnel de Valdemanco.
Túnel de Valdemanco.
Túnel de Valdemanco.
Túnel de Valdemanco.
Saliendo del Túnel hacia el Helechar.
Nos acercamos al Mirador de Valdemanco, donde nos quedaremos comiendo con unas agradables vistas de todo el entorno. Descendemos hacia la ruta de los molinares entre ambos pueblos, balizada con postes y con varios paneles informativos a lo largo del recorrido.
Acercándonos al Molino Cimero y a las ruinas del Molino Bajero, el camino se torna senda entre los encinares paralelo al arroyo de Albalá y adentrándose entre la segunda mayor cantera de granito de Madrid (Los Navazales).
Mirador de Valdemanco.
Panel informátivo de la ruta.
Retornando por la ruta normal entre Valdemanco y Navalafuente.
Retornando por la ruta normal entre Valdemanco y Navalafuente.
Retornando por la ruta normal entre Valdemanco y Navalafuente.
Cantera de granito de los Navazales.
Retornando por la ruta normal entre Valdemanco y Navalafuente.
Retornando por la ruta normal entre Valdemanco y Navalafuente.
Dejando atrás la cantera, paralela al arroyo la ruta continua hacia la carretera M-631, la cual atravesamos y proseguimos por pista asfaltada hacia una zona de urbanizaciones en dirección al Jaral.Y desde aquí a Navalafuente.

Dejando atrás la cantera, la ruta nos lleva hacia la carretera M-631, la cual se atraviesa y continuar por pista asfaltada.
Una ruta redonda, para pasar un buen día por un entorno natural ideal para nuestros sentidos y agradable de recorrer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario