lunes, 27 de febrero de 2017

- Ruta de la Batalla de Quijorna y Alto de los Llanos






Un recorrido singular, por una zona que solo la historia recuerda. Poco a poco el tiempo, va borrando las huellas, de una guerra de la sinrazón de las gentes.
La Batalla de Quijorna, corría el año 1.937 cuando comenzó una de las ofensivas más sangrientas de la guerra civil, con numerosas bajas en uno de los frentes más duros, el de Brunete. Aquí se empleó la mayor ofensiva acorazada, de carros de combate y artillería.
De los frentes abiertos, uno de los que hubo mayor resistencia fue el de Quijorna. Un punto estratégico, defendida por los nacionales con 2 centurias de la 5ª bandera de la Falange de Castilla, una compañía del tabor de Ifni, voluntarios locales de la Falange y un batallón del regimiento de Toledo. En el cerro dominante de las poblaciones vecinas, conocido como los Llanos, los republicanos después de numerosas incursiones toman el cerro, para controlar los pasos hacia Valdemorillo y Navalagamella.
Los nacionales conscientes de la brecha republicana que se iba abriendo por Brunete, aplazan la batalla de Santander y el IV – V ejercito de las brigadas de Navarra, avanzan hacia Madrid.
La batalla cuerpo a cuerpo y de gran desgaste, hacen caer todo el frente haciendo retroceder a las fuerzas republicanas, la batalla de Brunete termina con miles de bajas en ambos bandos.
Un breve resumen, de una de las tantas historias trágicas de nuestra historia.
Si quereis profundizar en el tema, os dejo un interesante link sobre este tema:
Esta ruta da comienzo en Quijorna, en un amplio aparcamiento al lado del arroyo de Quijorna.
En dirección Norte por la vía pecuaria de la cañada real segoviana, de matorral mediterráneo me voy adentrando, para llegar a los restos de los Hornos, antes de llegar a los mismos, un mojón de piedra, me señala el coto de caza de Carlos V del año 1.793.
Paseo fluvial, del arroyo de Quijorna.
Cañada Real Segoviana.
Cañada Real Segoviana.
Mojón de Carlos V.
Por los Hornos de Cal.
Hornos de Cal.
Siguiendo mi caminar, me acerco a contemplar y adentrarme por el interior de los hornos. Los hornos de Cal, empleados desde la antigüedad por numerosas culturas, para la elaboración de la Argamasa  o mortero para la construcción. Prosigo por camino entre encinares, hacia los restos de la batalla de Quijorna. Nidos de ametralladoras, varios búnkeres que profundizan hacia el interior del monte, edificaciones derruidas, por una zona conocida como el Vetago.
Un nido de ametralladoras surge entre los encinares.
Hay varios búnkeres, algunos profundos con varias galerias subterráneas.
Restos del frente de Quijorna.
Restos del frente de Quijorna.
Para adentrarse por su interior, necesario el frontal o linterna.
Uno de los búnkeres en el interior de la montaña.
Ruta de la Batalla de Quijorna.
Llegado aún cruce de caminos, me dirijo hacia el Sur por el camino de los Llanos, atravesando el portón de una finca privada, para llegar al vértice geodésico del cerro de los Llanos.
Ruta de la Batalla de Quijorna, atravesando el portón por el camino de los llanos.
Alto de los llanos.
Cima de los Llanos.
Retornando Sur hacia Quijorna.
Vistas hacia Quijorna y el verdor de sus campos.
Aquí desciendo por la Cuesta Blanca hacia Quijorna, con una gran panorámica del lugar.
Una ruta diferente, de muchas historias acontecidas tiempo atrás.



No hay comentarios:

Publicar un comentario