viernes, 2 de septiembre de 2016

- Pasarelas y Margenes del Río Duero (Soria)






Track de la ruta.
Una cosa que me encanta y cada vez me gusta más, es recorrer lugares tranquilos, con su belleza particular por donde relajarse. Y despierta la curiosidad, descubriendo rincones que te llaman la atención cuando llegas a ellos. Y esta ruta, corta es un lujazo para mis castigadas piernas, y muchas veces este tipo de recorridos, se agradecen bastante.
No había estado nunca en Soria, y es una provincia que conozco poco y que estoy mirando para posteriores excursiones, y es verdad hace honor al dicho, “Soria ni te la imaginas”.
Esta ruta, está en la misma ciudad en los márgenes del río Duero. Un buen sitio para comenzar a recorrerla, parte de una zona recreativa, donde dejar el vehículo en las cercanías del Museo del Agua.
El entorno del río ofrece a sus visitantes un cuidado ecosistema fluvial y varias actividades deportivas acuáticas.
Este ecosistema, se ha desarrollado de formas muy dispersas, influenciado por la cuenca del río, de su caudal, de su suelo de la variación de las mismas propiedades químicas de sus aguas.
Es un buen lugar para apreciar la flora que se desarrolla por su entorno, la podría dividir en dos zonas determinadas. La primera de ellas abarcan las plantas fluviales, destacando las Algas, los Nenúfares, las milhojas, carrizales y junqueras. Y una segunda donde la vegetación de ribera sobresale a lo largo del cauce, como Sauces, Fresnos, Chopos, Abedules, etc…
Dejo atrás el Museo del agua, acercándome por camino al margen del río Duero. Unos tramos de puentes de madera, atraviesan las orillas de un río cargado de Junqueras, donde los lugareños se acercan con su caña, a pescar.

Museo del agua.Soria

Primeros puentes sobre la ribera del río.
La ruta prosigue hacia el espacio fluvial de recreo, conocido con el nombre de “Sotoplaya”.
Mi caminar más bien paseo, me lleva a cruzar por un puente el río Duero, donde da comienzo una pasarela de madera, que transcurre paralelo al río. Continuando la ruta, la misma me acerca a la entrada de los Arcos de San Juan de Duero, un conjunto arquitectónico del románico de mediados del siglo XII. La ruta muy bien indicada, continúa hacia la antigua fábrica de Harinas.
Un camino de madera, me lleva al siguiente puente por el cual la ruta prosigue por el margen contraria del río. 

Zona recreativa del Sotoplaya.

Hacia el Puente que cruza el Duero.

Pasarelas por el margen del río.

Ruta por los margenes del río Duero.

Ruta por los margenes del río Duero.

Dejando las primeras pasarelas, se continua hacia Los Arcos de San Juan de Duero.

Hacia la Presa del Perejinal.

Ruta por los margenes del río Duero.

San Juan de Duero.
Ruta por los margenes del río Duero.
Ruta por los margenes del río Duero.
Ruta por los margenes del río Duero.
Ruta por los margenes del río Duero.Embarcadero.
Ruta por los margenes del río Duero.
Río Duero.
Es fácil encontrarse a gente corriendo por su entorno, y enseguida se llega a unas pasarelas metálicas enclavadas en la roca, sobre el río.
El retorno, transcurre bajo las antiguas murallas de la ciudad, por donde adentrarse por alguna de sus puertas.
Hay numerosos carteles muy ilustrativos sobre la fauna, flora e historia a lo largo de la ruta, por la cual entretenerse leyendo y sumergirse por su entorno.
La vertiente contraria del río, transcurre por otras pasarelas enclavadas en la roca.

Ruta por los margenes del río Duero.

Restos de la muralla Soriana.

Ruta por los margenes del río Duero.


Ruta por los margenes del río Duero.

Restos de la muralla.
Ruta por los margenes del río Duero.
Una bonita ruta, que me ha permitido descubrir muchas cosas y que no os va a defraudar en absoluto, es más seguro que volveréis para otra ocasión.

Si queréis saber más, no os olvideis de visitar:

No hay comentarios:

Publicar un comentario