lunes, 21 de septiembre de 2015

- Hundido de Armallones




Datos de la ruta.
Track de la ruta.
Información de la ruta.
Escala MIDE.
La extensa Sierra del Parque Natural del Alto Tajo, se pueden encontrar numerosas rutas, a cual más sorprendente.
La siguiente ruta, parte desde el pueblo de Ocentejo, en un área recreativa donde dejar el coche facilmente.
Hay una caseta de información turística, y el punto donde da comienzo mis nuevas andaduras.
La ruta transcurre integramente por camino, no tiene perdida y esta bien indicada, y contiene una ampliada información tanto geológica, como de la fauna y flora, por donde discurre.
La primera parte de la misma, recorre los campos del pueblo, para posteriormente introducirse en un paraje más abrupto y escarpado, de barrancos y cañones escavados por el río Tajo.
Un paraje donde las aves rapaces dominan el lugar, destacando el Águila Perdicera, Águila Real, Halcón Peregrino, Alimoches y el Buitre Leonado.
El poder erosivo del río, transforma el paisaje y las paredes verticales, forman Tobas y pliegues de rocas muy llamativos.Al comienzo de la ruta, se llega a una zona conocida como "Los Cuchillares", apreciándose la curvatura de las rocas.Durante su recorrido, por zonas más escarpadas, bloques caídos,  el bosque de pinos, se llega a la altura del río Tajo, de aguas cristalinas.

Comienzo de la ruta desde Ocentejo.

Es una ruta muy descriptiva, con una variada información que la hacen muy entretenida y cultural.

El único desvío en el que hay que fijarse.

Perspectiva del cañón.

El trazado del recorrido, no presenta ninguna dificultad.
El río Tajo.
Las paredes, erosionadas ofrecen un lugar idóneo para las aves rupícolas.
Formación de los pliegues de las formaciones rocosas.
Hay varios lugares, a modo de miradores, donde las vistas son excepcionales hacia los barrancos y el río Tajo.
Según se prosigue el cañón va abriéndose hacia el valle.
Varios remansos del río invitan, al descanso y al baño, con el único sonido de sus aguas.
Una maravilla de recorrido.
Dejando atrás el río, un ascenso prolongado lleva a un mirador privelegiado, el Hundido de Armallones, donde se puede observa la características de un cañón, así como un gran derrumbe hace ya mas de cuatro siglos sucedido en el lugar.
Es una zona, de gran valor natural, que se recorre muy bien e invita relajarse y disfrutar de un hermoso entorno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario